cropped-logo.jpg

Hipermetropía

   La hipermetropía es una ametropía (defecto refractivo ó alteración visual) producida por un trastorno del enfoque que provoca la percepción de imágenes borrosas principalmente en visión próxima. 

El ojo hipermétrope focaliza las imágenes detrás de la retina como consecuencia de un tamaño del ojo (diámetro en sentido longitudinal) menor de lo normal, o porque el poder de enfoque (potencia en dioptrías de córnea y cristalino) es inferior a lo normal. Este error en el enfoque visual provoca la dificultad para ver objetos de cerca.

Causas
Al igual que con la miopía, se ha estudiado la posibilidad de origen en posibles deficiencias vitamínicas, malas prácticas posturales y ambientales, condiciones de iluminación, pero sin resultados concluyentes.  Normalmente viene a asociarse a factores genéticos heredados.

Evolución
La mayoría de los niños nacen hipermétropes, tendiendo a corregirse con el crecimiento. Durante ese período aprendemos a enfocar aumentando la capacidad de contracción de la musculatura intraocular. Con el desarrollo, el ojo aumenta de tamaño, provocando el acercamiento del foco de la imagen a la retina. Una hipermetropía no detectada en edad temprana puede producir estrabismo (desviación ocular) y/o ambliopía (ojo vago).

Sintomas
El síntoma más importante de la miopía es la visión borrosa de cerca.
Puede provocar dolores de cabeza, escozor e irritación de los ojos por el esfuerzo del músculo ciliar al forzar el enfoque (acomodación).
La visión de lejos suele resentirse en hipermetropías altas y en edad adulta cuando la presbicia (pérdida acomodativa de cerca) provoca la aparición de la hipermetropía.

Tratamiento
El tratamiento de la hipermetropía se puede realizar con los siguientes medios:

Corrección con gafas (con lentes positivas).
Lentes de contacto.
Corrección con láser.
Cirugía intraocular.

    Es recomendable valorar detenidamente los pros y contras de determinados métodos.