Bushnell 139825

El astigmatismo y la distorsión de la imagen

    El astigmatismo y la distorsión de la imagen

El astigmatismo es una condición ocular que generalmente ocurre debido a que la cara anterior del ojo, que es la cornea, no tiene la misma curvatura en todos sus diámetros. Su forma es irregular y esto hace que la luz que pasa a través de ella no se enfoque correctamente en la retina.

 SIGNOS Y SÍNTOMAS

Las personas con astigmatismo severo, tienen visión borrosa a cualquier distancia.
Las personas que tienen un astigmatismo bajo, suelen tener síntomas como:
๏ Dolor de cabeza.
๏ Cansancio ocular.
๏ Visión borrosa de cerca cuando llevan algún tiempo utilizando la vista a esa distancia.

DESCRIPCIÓN

El astigmatismo suele aparecer a edades tempranas y no tiende a evolucionar.

Más del 95% de las personas presentan un grado leve de astigmatismo corneal directo, llamado astigmatismo fisiológico, que se compensa con un astigmatismo inverso del cristalino.

En los casos, en que este defecto se hace clínicamente significativo podemos hablar de:
1. Astigmatismo regular: la potencia para cada meridiano es igual en toda su extensión y los 2 meridianos principales forman un ángulo recto entre sí.
2. Astigmatismo irregular: la potencia refractiva no es la misma a lo largo de un mismo meridiano. Suele estar producido por traumatismos, heridas corneales, etc.

Los astigmatismos regulares se clasifican, según su relación con la retina, en:
1. Astigmatismo simple: uno de los focos se sitúa sobre retina, mientras que el otro puede caer por delante o detrás de ella. Un meridiano es emétrope y el otro miope ó hipermétrope y se conoce como astigmatismo hipermetrópico simple ó miópico simple.
2. Astigmatismo compuesto: asociado a un defecto esférico. Ninguno de los focos se sitúa en retina, quedan por delante o detrás de ella. Se conoce como astigmatismo hipermetrópico compuesto ó miópico compuesto. Y astigmatismo mixto cuando un foco queda delante y otro detrás de retina.

Atendiendo a la clasificación del astigmatismo regular, en función a sus ejes, hablamos de:
1. Astigmatismo directo o a favor de la regla: el meridiano vertical es más potente.
2. Astigmatismo inverso o en contra de la regla: el meridiano horizontal es más potente.
3. Astigmatismo oblicuo: los ejes son perpendiculares entre sí pero no coinciden con el meridiano vertical y horizontal.

Etiología
1. Asimetría de Curvatura en las Superficies Corneales
2. Asimetría de Curvatura en las Superficies del Cristalino
3. Descentramiento o inclinación del cristalino con respecto al eje visual
4. Catarata
5. Alteraciones ectásicas corneales
6. Pterigium
7. Afectaciones corneales (úlceras, traumatismos, infecciones)
8. Intervenciones quirúrgicas:
8.1.Cirugía de catarata
8.2.Queratoplastia

DIAGNÓSTICO Y MANEJO CLÍNICO

Para determinar la existencia o no de astigmatismo, y en que grado aparece, lo mejor es someterse a un examen visual completo. En él se puede determinar si existe o no y si está asociado a miopía o
hipermetropía como suele suceder frecuentemente.

1. Cuando exista disminución de agudeza visual o astenopía, se debe corregir el astigmatismo mediante:
1.1. gafas (lentes plano-cilíndricas)
1.2. lente de contacto tórica
1.3. cirugía refractiva en los casos en que esté indicada.

Actualmente la corrección con lentes de contacto es factible en función de la cuantía tanto con lentes blandas tóricas como RPG esférico ó tórico, contando con diseños específicos que aseguran su corrección de forma estable.

En cuanto a la corrección con cirugía refractiva, además de las técnicas láser, existe la posibilidad de implante de anillos intracorneales.

Las técnicas quirúrgicas actuales que pueden inducir astigmatismo, como la cirugía de catarata, se controlan tendiendo a incisiones cada vez más pequeñas o al implante de LIO tóricas para inducir el menor astigmatismo posible.

Bushnell 139825

¿Qué es el exceso de convergencia?

    El exceso de convergencia es una alteración binocular, generalmente no estrábica, caracterizada por una relación heterofórica más endo en visión próxima que en visión lejana, con una relación AC/A elevada y unas pobres vergencias fusionales negativas (divergencia fusional).

Descripción
Es una de las disfunciones binoculares más comunes en la que los pacientes presentan:
1. Alta endoforia en visión próxima y baja o moderada en lejos.
2. Relación AC/A elevada: Mayor de 7/1 (basándose en el AC/A calculado).
3. Vergencia fusional negativa disminuida.
4. Alta endodisparidad de fijación con curvas pendientes.

Es importante descartar etiologías serias. El diagnóstico diferencial depende en gran medida de la naturaleza de los síntomas del paciente. Normalmente el exceso de convergencia se presenta con quejas crónicas de mucha duración. La historia de salud es negativa y el paciente no está bajo tratamiento fármacológico que se conozca afecte a la acomodación.

Por el contrario, el exceso de convergencia asociado con enfermedades subyacentes serias, tiene una aparición aguda y normalmente presenta problemas médicos o síntomas neurológicos.

Las alteraciones funcionales primarias que deben ser diferenciadas del verdadero exceso de convergencia son:
1. Endoforia básica.
2. Insuficiencia de divergencia.
3. Endoforia en cerca secundaria a anomalías acomodativas.

Etiología
Alteración y/o descompensación binocular de un estado heteróforico más endo en visión próxima que en visión lejana, debido a unas insuficientes vergencias fusionales negativas, tanto en su inervación refleja como adaptativa.

Puede ir asociado con enfermedades subyacentes:
1. Espasmo acomodativo/convergencia debido a inflamaciones locales como la escleritis, iritis o uveítis.
2. Espasmo acomodativo/convergencia por parálisis del simpático (sífilis).
3. Espasmo acomodativo/convergencia debido a drogas como eserina, pilocarpina, sulfonamida.

Signos
• Acomodación relativa disminuida
• Disparidad de fijación elevada
• Endoforia elevada
• Flexibilidad acomodativa disminuida
• Hipermetropía
• Postura acomodativa elevada
• Relación AC/A elevada
• Vergencias fusionales disminuidas

Sintomas
• Asintomático
• Cefalea
• Dificultad de concentración durante la lectura
• Diplopia ocasional
• Tensión ocular
• Visión borrosa

Tratamiento
•Lentes con adición positiva
•Terapia visual

 

 

Bushnell 139825

Hipermetropía

   La hipermetropía es una ametropía (defecto refractivo ó alteración visual) producida por un trastorno del enfoque que provoca la percepción de imágenes borrosas principalmente en visión próxima. 

El ojo hipermétrope focaliza las imágenes detrás de la retina como consecuencia de un tamaño del ojo (diámetro en sentido longitudinal) menor de lo normal, o porque el poder de enfoque (potencia en dioptrías de córnea y cristalino) es inferior a lo normal. Este error en el enfoque visual provoca la dificultad para ver objetos de cerca.

Causas
Al igual que con la miopía, se ha estudiado la posibilidad de origen en posibles deficiencias vitamínicas, malas prácticas posturales y ambientales, condiciones de iluminación, pero sin resultados concluyentes.  Normalmente viene a asociarse a factores genéticos heredados.

Evolución
La mayoría de los niños nacen hipermétropes, tendiendo a corregirse con el crecimiento. Durante ese período aprendemos a enfocar aumentando la capacidad de contracción de la musculatura intraocular. Con el desarrollo, el ojo aumenta de tamaño, provocando el acercamiento del foco de la imagen a la retina. Una hipermetropía no detectada en edad temprana puede producir estrabismo (desviación ocular) y/o ambliopía (ojo vago).

Sintomas
El síntoma más importante de la miopía es la visión borrosa de cerca.
Puede provocar dolores de cabeza, escozor e irritación de los ojos por el esfuerzo del músculo ciliar al forzar el enfoque (acomodación).
La visión de lejos suele resentirse en hipermetropías altas y en edad adulta cuando la presbicia (pérdida acomodativa de cerca) provoca la aparición de la hipermetropía.

Tratamiento
El tratamiento de la hipermetropía se puede realizar con los siguientes medios:

Corrección con gafas (con lentes positivas).
Lentes de contacto.
Corrección con láser.
Cirugía intraocular.

    Es recomendable valorar detenidamente los pros y contras de determinados métodos.

Bushnell 139825

Miopía. ¿Porqué veo borroso de lejos?

    ¿Estamos ante una nueva pandemia?

La miopía ataca: Vivimos en la sociedad de la información, rodeados de todo tipo de dispositivos digitales, y condicionados continuamente a tareas en visión próxima.
¿Perteneces ya sin saberlo, al club de los miopes?


La palabra miopía procede del griego, de los términos “my” (cerrar el ojo) y “opía” (vista), como referencia a que los miopes guiñan y entrecierran los ojos para ver mejor.

La miopía es una ametropía (defecto o error refractivo que impide que la imagen se enfoque en la retina) habitualmente causada por una potencia refractiva excesiva del ojo o por un diámetro superior al normal, de tal forma que la imagen del objeto observado por el miope se plasma delante de la retina, produciendo una visión borrosa del objeto observado.

Para explicar el proceso de una forma simplificada, habitualmente comparamos el ojo con una cámara fotográfica: la córnea y el cristalino hacen la función del objetivo, el iris actúa como diafragma. La retina sería la película fotográfica que recibe la impresión de la luz y envía la información a través del nervio óptico de las imágenes a revelar por el cerebro.

    Para que el proceso funcione correctamente se requiere un enfoque preciso y que todos los objetos que visualizamos se proyecten justo en la retina. En el ojo miope, las imágenes que captamos cuando miramos lejos, se enfocan delante de la retina, por lo que la imagen que llega a esta no es nítida.

miopía sin corregir y corregida

Etiología de la miopía
    Históricamente se han formulado diferentes hipótesis sobre las causas de la miopía: Factor hereditario, malnutrición y déficit de vitaminas, alteraciones endocrinas, temas posturales, mala iluminación, demasiado tiempo dedicado a tareas de cerca, uso inadecuado de la gafa, exceso de acomodación en cerca…
Tras numerosos estudios experimentales, no se han obtenido resultados concluyentes.

Edad de aparición de la miopía
    La miopía puede ser de tipo sintomático: miopía congénita, presente en el nacimiento (con una prevalencia del 1-2%), puede aparecer en el comienzo de la infancia sobre los 5-6 años, durante la pubertad y adolescencia (pasando de un 2% a los 6 años a más del 25% a los 20). Los casos de miopía hereditarios suelen detectarse entre los 6 y 20 años (18%). De los 20 años a los 40, su prevalencia en los países  occidentales se estima sobre el 30% en la actualidad.

En la miopía adquirida, posteriores a la época del desarrollo, las causas pueden estar motivadas por patologías oculares, factores ambientales, cirugías oculares, fármacos, y la producida por la aparición de cataratas.

Síntomas de la miopía
El síntoma más importante de la miopía es la visión borrosa de lejos. Los miopes tienen tendencia a entornar los ojos cuando quieren ver mejor de lejos, pues de esta forma se permite un mejor enfoque.

Tratamiento de la miopía
Corrección con gafas (con lentes negativas).
Lentes de contacto de distintos tipos, uso y materiales.
Ortoqueratología (uso de lentes RPG especiales para Orto-K mientras se duerme).
Corrección con láser.
Cirugía intraocular.

Prevención de la miopía
    Aunque hay factores genéticos y hereditarios contra los que en ocasiones poco podemos hacer, debemos intentar mantener una serie de normas específicas para un buen mantenimiento de la función visual:

    No acercarse excesivamente al material de lectura (recomendable unos 40 cm) ni a la televisión.
    Para leer o trabajar, adopte una postura recta en la espalda y mantenga los pies bien apoyados. No curve la espalda inclinándose ni se ladee cuando escriba.
    No realice tareas prolongadas en cerca sin descansar cada cierto tiempo.
    Cuando trabaje frente al monitor del ordenador, haga frecuentes pausas, muévase y mire por la ventana a lo lejos, hasta que compruebe que puede ver los objetos lejanos de forma clara y nítida.
    Realice siempre las tareas visuales con buena iluminación,  preferentemente con luz natural, y evitando los reflejos.
    Intente mantener una alimentación sana, rica en verduras, frutas y legumbre.